bella durmiente





Es temerario pretender escribir un cuento que tantas veces se contó, porque qué diferencia haría una versión más. Pero sobre todo es temerario porque es un cuento tan querido.
Y sin embargo.
Parece que de soñar lo que no conviene estamos hechos, de meternos ahí donde nadie nos llama. De la imprudencia también.

En los años del colegio primario tuve una materia que me gustaba mucho: se llamaba "Labores". Hilván, punto cruz, punto atrás, cadenita, vainilla, dobladillo, punto escondido. El trabajo de escritura de este texto me mantuvo, como en aquellos ratos, enredada en una zona de hilos y agujas. La profesora de esa materia era la señorita Amelia. Guardan algo de ella estas páginas.



Los sueños de la bella durmiente - SM Hilo de palabras - 2014 - ilustraciones de Laura Michell

La invitación a embarcarme en este proyecto fue de Cecilia Repetti; la edición (la paciencia), de Sebastián Vargas; las ilustraciones, de Laura Michell. A los tres les agradezco mucho.




Los sueños de la bella durmiente - SM Hilo de palabras - ilustraciones: Laura Michell


Dejo aquí los enlaces con la bella durmiente de Perrault, la de los Grimm, y la sugerencia de que busquen una que es menos fácil de encontrar pero más interesante de leer: la primera versión escrita de la que hay registro, del italiano Giambattista Basile. Se llama Sol, Luna y Talía y es de 1634.
Entre las bellas durmientes contemporáneas recomiendo muy mucho la nouvelle Zarzarrosa, de Robert Coover (Anagrama).

Pero más todavía recomiendo un poco de imprudente alegría para cada quien. 




octubre: descarada (de Susana Aime)


Descarada I

mientras
             sostiene un mundo entre pulgares
llora
la ausencia   del sol
que se merece



Descarada II

acorazonada en la historia
escarbás         en mi pasado
                         de sombras
a carcajadas                  incontenible




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...